Pasos para hacer una auditoría de sistemas

En muchas ocasiones, el rendimiento de nuestras operaciones no es el deseado, por lo que una auditoría de sistemas puede permitirnos evaluar la eficiencia y la eficacia de nuestra forma de trabajar. Conocer estos datos permite corregir los errores y mejorar.

Es un proceso complejo, con varias etapas, que pueden afectar no sólo a los controles, equipos, seguridad, eficiencia y procedimientos. Se trata de que todos los elementos que utilicemos funcionen del modo más adecuado, por lo que en ocasiones se revisan cuestiones mercantiles, operacionales y financieras, para ajustar todo de forma unitaria.

El primer paso de una auditoría se denomina exploración, que consiste en el examen previo del proceso. Así, podremos decidir sobre qué materias se realizará el estudio. La fase siguiente es el planteamiento, que define la estrategia definiendo los plazos para ejecutarla y los especialistas que van a realizarla. Durante la fase de supervisión, debe quedar probado que se van a alcanzar los objetivos de calidad y que todos los miembros conocerán las normas del proceso.

La fase final del proceso comprende la ejecución de la auditoría en sí misma, que consiste en recabar las pruebas propuestas por el auditor, y en redactar un informe que se eleva al máximo nivel directivo de la entidad o corporación.

El seguimiento consiste en los resultados de la auditoría, que pueden ser buenos o malos. De cualquier forma, la detección de las anomalías y su depuración permiten avanzar en una dirección adecuada. Suele recomendarse realizar un nuevo test o análisis pasados seis meses o un año para comprobar que está todo correcto.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Empresas
Ultima modificación: 12/21/2012