Cómo ahorrar a través de una cuenta nómina

Cuando tenemos que ingresar la nómina en una cuenta de ahorro, es conveniente que analicemos de forma previa la oferta existente en el sector financiero. En la actualidad, debido al interés que suscitan este tipo de perfiles para las entidades bancarias, las promociones y ofertas diseñadas para aumentar la captación de nuevos clientes pueden llegar a despistarnos del objetivo principal de nuestro cometido: ahorrar hasta el último euro de nuestro salario y no tener que pagar comisiones.

Si tenemos ya una cuenta de ahorro, la posibilidad de explorar el mercado en busca de mejores condiciones y una rentabilidad mayor debe ser el primero de los pasos que demos. En este sentido, la ayuda de cualquiera de los distintos comparadores de productos financieros puede permitirnos desgajar la naranja y quedarnos con los dos o tres bancos que más nos interesen.

Una vez realizada la primera criba, debemos centrar nuestra atención en los puntos que nos permitirán ganar unos euros: la rentabilidad que nos ofrezcan, la posibilidad de bajas o nulas comisiones, conseguir la devolución de los principales recibos o que nos ofrezcan beneficios comerciales como la devolución de los gastos en combustible, por citar uno de los ejemplos disponibles en la actualidad.

Por lo que refiere a la rentabilidad, debemos estar atentos al tipo que nos ofrecen a largo plazo, pues en los primeros meses puede ser más elevada que en el resto. Debemos analizar con cuidado este dato, pues entre una cuenta con el 4% al principio y luego un tipo muy bajo, quizás sea mejor una que mantenga la rentabilidad más constante.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Finanzas personales
Ultima modificación: 02/12/2013