Cómo amortizar un préstamo

Si disponemos de un préstamo personal y hemos recibido un dinero extra puede que hayamos pensado en amortizar parte del préstamo que tenemos contratado. Ahora bien, al ir a informarnos para amortizar dicho préstamo nos encontramos con que podemos reducir la cuota o el plazo por lo que nos saltarán varias dudas al respecto.

Elegir uno u otro método dependerá en base a nuestra economía y a lo que prefiramos. En el caso de elegir la reducción de la cuota significará reducir la letra mensual de lo que pagamos del préstamo pero mantendremos intacto la duración del mismo. Esto puede ser beneficioso si nos cuesta llegar a fin de mes pues tendremos mayor liquidez para poder hacer frente a posibles imprevistos. La pega es que al mantener las cuotas se puede producir un incremento de los intereses que equivaldría a pagar más cada mes.

Si nos decantamos por reducir el plazo lo que realizaremos será tardar menos en amortizar el préstamo lo que se traduce en pagar menos intereses y por tanto la suma final a pagar es menor. Al mismo tiempo al reducir los plazos, se acorta el tiempo del préstamo por lo que dispondremos de nuestro capital para otros quehaceres. La única pega en comparación con la reducción de la cuota es que pagaremos la misma cuota durante lo que quede de préstamo pero en caso de incrementarse el Euribor no nos afectaría tanto pues parte de los intereses ya estarían pagados.

Por lo tanto si nuestra economía es estable y podemos hacer frente a los pagos recomendamos acortar los plazos del préstamo mientras que si disponemos de una economía menos holgada lo que nos interesará será reducir la cuota mensual para poder ir ahorrando poco a poco ante posibles imprevistos, pero como siempre la decisión es suya.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Finanzas personales
Ultima modificación: 01/14/2013