Cómo escoger una cuenta remunerada

A veces, la mejor forma de conseguir unos beneficios extra pasa por opciones que están al alcance de nuestra mano, sólo que desconocemos o desconfiamos de los productos financieros y las promociones que se realizan, fundamentalmente, a través de internet. De hecho, es en esta plataforma digital donde proliferan la mayoría de las ofertas para captar a los clientes, usuarios habituales de servicios digitales, que generalmente buscan una mayor retribución para su dinero.

Aprovechemos el ejemplo de estos auténticos “buscavidas” y pongamos nuestros ahorros en productos que verdaderamente resultan interesantes para ganar un dinero extra. Tal como está el sector financiero, si conseguimos evitar el pago de comisiones, ya habremos dado un paso adelante…

La mejor opción a la hora de elegir una cuenta remunerada es acudir a cualquiera de los comparadores de productos financieros que están disponibles en la red. Es una manera fácil de comprobar la oferta existente y analizar sus principales características. De este modo, evitaremos dar palos de ciego y podremos centrar nuestra atención en los que se adaptan mejor a nuestras preferencias.

Debemos mirar con atención la rentabilidad, tanto por el tipo de interés ofrecido como por el plazo de tiempo que se mantiene. El producto ideal debería combinar esta rentabilidad con el menor número de comisiones, la posibilidad de obtener tarjetas de crédito o débito sin coste adicional. Debido a su carácter diferenciado de las cuentas nómina, no es necesario domiciliar recibos, aunque en algunas nos lo permiten. Es fundamental que nos permitan el acceso a los datos de forma abierta mediante un servicio de banca digital para agilizar los movimientos u operaciones que deseemos realizar y comprobar la rentabilidad y los posibles cargos aplicados.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Finanzas personales
Ultima modificación: 02/12/2013