Cómo evitar abusos en el contrato de alquiler

El contexto de crisis generalizada y la imposibilidad de financiación para la compra de viviendas que afecta a muchas personas ha generado una importante demanda de inmuebles en alquiler, situación que siempre genera prácticas de legalidad y moralidad dudosa. Por ello, tanto si tienes la necesidad de alquilar un inmueble para residir de forma temporal en él, como si eres el propietario de una finca y debes arrendarla, es conveniente que sepas que determinadas cláusulas son consideradas abusivas. Como inquilino, puedes evitarlas leyendo bien el contrato de forma previa a la firma y como arrendador, estás moralmente obligado a no utilizarlas si las conoces.

Una de las principales cláusulas abusivas está relacionada con la imposición de fianzas desproporcionadas para acceder al alquiler de la vivienda. Evidentemente, así blindamos el acceso y protegemos los bienes del piso, pero puede ser un arma de doble filo si gastamos el importe y debemos devolverlo. Así, los retrasos en la devolución de la fianza o su impago, son totalmente ilegales y debe realizarse su devolución a la entrega de llaves mediante un documento que refleje la transacción y retorno del piso a manos del arrendador. En caso de problemas, denunciar es la mejor de las soluciones.

El arrendador puede acceder a la vivienda por causas de fuerza mayor, plenamente justificadas y con la presencia de los inquilinos. Pacta la forma y los plazos de revisión si no quieres visitas inoportunas y no deseadas antes de la firma del contrato.

Ante cláusulas que no te convenzan o que te parezcan abusivas, no te calles, negocia antes de firmar y exige la aplicación de un modelo normalizado de contrato. Será difícil que cambien las cosas una vez que hayas aceptado por escrito las condiciones del arrendamiento.

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Finanzas personales
Ultima modificación: 02/12/2013