Guía para jóvenes emancipados: cómo llegar a fin de mes

Si eres de los afortunados que ha podido sortear las elevadas tasas de paro juvenil y decidiste lanzarte a la aventura de emanciparte, es probable que la situación actual de la economía te tenga acobardado y preocupado. La solución para evitar malos tragos y resbalones que afecten a tu estabilidad doméstica pasa por llevar un control de tus entradas y salidas de dinero. Calcula, de forma aproximada y antes de que llegue el inicio de mes, los posibles gastos que tendrás que afrontar de forma inevitable.

En primer lugar, si tu hipoteca o alquiler no son sostenibles, es probable que debas compartir el piso con otras personas para soportar los gastos o buscar un piso donde debas pagar menos. Controla la electricidad, el agua y el teléfono e internet, buscando reducir o mejorar los contratos de suministro. Desde la liberalización del mercado, las compañías ofrecen descuentos y mejoras para captar o mantener clientes. Si debes desplazarte usando tu vehículo, procura compartir gastos con otros compañeros o utilizar las redes sociales o aplicaciones específicas para encontrar compañeros de viaje y gastos. Usa servicios y transportes públicos o recupera el hábito de andar o ir en bicicleta. Busca seguros que se adapten a las coberturas que necesitas.

Los gastos imprevistos pueden surgir en cualquier momento, así que reserva los gastos “extra” para final de mes. No desequilibrarás el balance si te ha quedado algo de efectivo y es saludable salir de vez en cuando para que la vida no parezca demasiado dura. Eso sí, elige bien el plan y busca cupones de descuento en internet. También podemos ahorrar en nuestro ocio.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Finanzas personales
Ultima modificación: 12/21/2012