Cómo defenderse en un juicio sin la ayuda de un abogado

Si nos debemos enfrentar a un proceso judicial de poca relevancia económica o riesgo, podemos defendernos sin asistencia de un letrado, pero deberemos preparar el caso como lo haría un profesional. Esta opción sólo puede plantearse en determinados procesos civiles, laborales y penales. De hecho, en materia civil, hay tres supuestos en los que no se considera obligatoria la presencia de un letrado para defenderse o iniciar un juicio: en los juicios verbales con cantidades en discusión por un valor inferior a 900 euros; en ciertos casos de jurisdicción voluntaria, como puede ser una partición de herencia o en los procedimientos monitorios donde se tratan deudas de dinero ya vencidas por un valor inferior a 30000 euros. También en los procesos laborales que se encuentren en primera instancia, donde podemos acudir a los responsables de los sindicatos y dejarnos asesorar por ellos, y en los supuestos de faltas por infracciones leves, ya inmersos en materia penal.

La estrategia de nuestra defensa debe ser sólida y bien fundamentada, por lo que conviene encadenar los hechos de forma lógica resaltando lo que nos favorezca. Deberemos recopilar las pruebas disponibles para demostrar que nuestras afirmaciones son ciertas, teniendo en cuenta las formalidades que exige la ley. Éstos serán documentos en los que consten las deudas y las declaraciones de testigos.

La revisión de las normas legales civil o penal de aplicación a nuestro juicio será indispensable para buscar la interpretación más favorable a nuestros intereses. Consultar la jurisprudencia sobre casos similares puede ser de gran utilidad, por lo que acudiremos a páginas web recopilatorias o libros más específicos.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Legal
Ultima modificación: 01/14/2013