Cómo extinguir un contrato y cobrar indemnización

En ocasiones, las condiciones de un puesto de trabajo dejan de resultar convenientes para el asalariado o trabajador, pero tememos abandonar esta opción de empleo y renunciar a la correspondiente indemnización. De hecho, en el contexto general de crisis que atraviesa el país, parece casi obligatorio aguantar carros y carretas ante la precariedad y la escasez de ofertas de trabajo para determinado tipo de perfiles profesionales.

El procedimiento para dejar el puesto de trabajo donde ya no estamos cómodos y percibir la indemnización correspondiente, depende de que se cumplan varias cuestiones o factores. En primer lugar, debemos avisar con quince días de antelación mediante una carta de renuncia o dimisión, que entregaremos a la dirección de la empresa. En ella debemos especificar los motivos por los que nos vemos obligados a nuestra renuncia: incumplimiento de las condiciones del contrato, degradación del ambiente laboral, así como factores que afecten a la formación o la dignidad de la persona, como tener que realizar tareas propias de categorías inferiores de trabajadores a la que se le reconoce en su contrato. Otro motivo que se considera como causa importante es el hecho de que se produzcan sucesivos retrasos en el cobro del salario o la falta de pago del mismo. Debemos tener en cuenta que, para que se nos reconozca el derecho a la indemnización, los motivos alegados por el empresario no deben corresponder a situaciones de fuerza mayor o extraordinarias.

En el caso de que se consideren adecuadas los motivos para nuestra renuncia o dimisión, la indemnización estipulada es la misma que para los despidos improcedentes.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Legal
Ultima modificación: 02/12/2013