Cómo reaccionar ante una orden de desalojo

Si nos encontramos en una situación de extrema necesidad económica y no hemos podido afrontar los pagos de la hipoteca, es probable que la entidad bancaria acuda a resolver la deuda contraída por impago con una orden de desahucio. Debido a la crudeza de la situación económica, este procedimiento ha multiplicado el número de lanzamientos y desalojos, aunque tenemos la posibilidad de encontrar soluciones. De hecho, la postura del gobierno, ante la sucesión de dramas y algunos suicidios que han removido conciencias, ha oscilado hasta la aprobación de una serie de medidas anti-desahucio que muchos consideran tibias.

El desalojo puede ser aplazado, demorado, o renegociado tras la concesión de nuevos plazos o la entrega de la vivienda para liquidar la deuda.  Lamentablemente, no todos los afectados consiguen la dación en pago, por lo que el banco subasta el inmueble y si no se recupera el valor de tasación, el importe restante debe ser abonado por el anterior propietario. De esta forma, puede llegar a embargarle el sueldo hasta saldarla por completo.

Las disposiciones del gobierno en 2012 incluyen una moratoria hipotecaria para el aplazamiento parcial de la obligación de pago, a la que pueden acogerse aquellos que cumplan los requisitos para evitar la orden de desalojo.

Las entidades bancarias pueden aceptar renegociar la deuda, aunque el afectado debe estudiar si el aplazamiento o incremento del plazo suponen un agravamiento de la situación financiera del propietario hipotecado. Revisemos bien las condiciones, pues si en nuestra hipoteca hay una póliza de seguro, que avala el pago en caso de desempleo o incapacidad financiera, podríamos cancelar la orden de desalojo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Legal
Ultima modificación: 12/21/2012