Cómo no comportarse en una cena de empresa

Las cenas de empresa suelen ser las situaciones ideales en un ambiente laboral para poder ligarte a ese compañero de trabajo que tanto te gusta o acceder al aumento de salario o ascenso que por tanto tiempo llevas esperando.

Lo primero que nunca jamás en tu vida debes olvidar es que beber más de la cuenta puede costarte hasta el puesto de trabajo. Así que mide las cantidades de los tragos que bebes y no combines muchos de ellos. No es sencillo porque el trago gratis abunda y si tienes muchos compañeros de trabajo pues querrán brindar todos contigo. ¿Cómo entonces evitar que piensen que estoy cuidándome? Usa el recuerdo fácil. Cuando alguien te vea o salude de lejos ten siempre un vaso a la mano y has como si bebieras pero en realidad no tomes nada. En el recuerdo de esa persona te verás como alguien que soporta el trago y no se marea fácilmente.

De todos modos es inevitable sentirse un poco chispeante luego de un par de copas. En casos como este evita gesticular en exceso ni levantes la voz sin motivo válido alguno. Recuerda no sobrepasarte con el trago o terminarás bailando sobre la mesa, vomitando todo el lugar, haciendo chistes obscenos y manotazos a tus compañeros e incluso a tu jefe. De ser así que no te extrañe ver cómo pierdes tu trabajo el lunes siguiente. Y lo peor es que no recuerdas nada y cada uno de tus compañeros tiene una versión diferente. Si tienes suerte y no te despiden puedes cargar con una conducta que te marcará quizá para el resto de tu vida laboral o al menos hasta la siguiente cena de a empresa.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Marketing
Ultima modificación: 07/24/2012