Cómo los discapacitados pueden superar barreras

La palabra discapacidad implica una serie de dificultades en las que a menudo no pensamos cuando nos referimos a ella, pues de forma habitual sólo consideramos discapacitados a las personas con privaciones sensoriales, como los ciegos o sordos, o con discapacidades físicas fruto de accidentes, lesiones severas o enfermedades degenerativas. Pero existen también discapacidades de tipo mental o psicológico y otras relacionadas con las enfermedades crónicas. En cualquier caso, la problemática implícita a esta discapacidad se multiplica por las numerosas barrereras que encuentran de forma física y psicológica a la hora de desarrollar un estilo de vida adaptado. La superación de todas estas trabas depende, especialmente, de que tanto el propio discapacitado como su entorno familiar conozcan a la perfección sus derechos y la forma de reivindicar su aplicación en cada momento o circunstancia de la vida.

Es muy importante, del mismo modo, que el estado de ánimo de la persona y de su entorno inmediato sea saludable, optimista y confiado en la resolución de las eventuales trabas que puedan surgir. En todos los casos, se ha podido comprobar que la participación de las personas en actividades de ocio y que impliquen la comunicación con otros individuos motiva y mejora las expectativas de autosuperación. De hecho, más que centrarnos en nuestras limitaciones, debemos reforzar nuestras fortalezas y crecer en aquellas áreas que manteníamos sin explorar. Las barreras más difíciles de superar son las que nos creamos nosotros mismos, por lo que una mentalidad abierta y positiva permite mejorar la calidad de vida de forma ostensible.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 01/14/2013