Cómo superar la falta de perdón

La palabra perdón se utiliza para disculparse con una persona o un grupo de personas por alguna acción que se hay cometido y que haya causado un daño físico o moral, y para expresar un arrepentimiento por dicho acto. Pedir perdón sin duda es una acción valiente, ya que al hacerlo se demuestra humildad y verdadero sentimiento de arrepentimiento.

La falta de perdón se experimenta cuando una persona no otorga su perdón a otra por una ofensa cometida por esta última debido a distintas circunstancias; y dependiendo de dichas circunstancias, la falta de perdón puede transformarse en un sentimiento  infundado de culpa.

Al expresar un sentimiento de culpa hacia una persona afectada obteniendo la negación del perdón de dicha persona, sin importar lo legítimo y sincero que sea el sentimiento de culpa, surge una necesidad persistente de reparar un daño cometido en el pasado.

En muchos casos la falta de perdón se convierte en una patología psicológica que si no es atendida debidamente con ayuda profesional puede afectar el resto de la vida de un individuo. Esto dependerá en gran medida del grado de conciencia y de la personalidad de cada persona.

En la mayoría de los casos, la falta de perdón de una persona a quien no se vuelve a ver jamás es más difícil de superar, ya que se vuelve imposible saber siquiera la reacción que tendría dicha persona ante la petición del perdón.

Si bien esto es un problema sobre el cual un profesional debe tomar las medidas necesarias para ayudar a superar el dolor y los problemas que causa, el apoyo familiar y la entereza, la voluntad y decisión de cada sujeto para continuar con una vida normal es fundamental.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Personal
Ultima modificación: 11/22/2012