Cómo participar en la huelga si soy estudiante, parado o jubilado

Participar en una huelga tiene repercusiones directas sobre los trabajadores, pues el día que no se ha trabajado, no se puede cobrar. Es una máxima de aplicación mundial en el contexto de la reivindicación laboral. Todos tenemos derecho a la huelga y así está reconocido por numerosas constituciones y declaraciones de derechos pero, evidentemente, las repercusiones de la misma afectan a la economía de los que reivindican de alguna forma su posición.

En el caso de estudiantes, parados y jubilados, resulta un contrasentido hablar de huelga para estos colectivos cuando nos referimos a las huelgas generales de trabajadores que paralizan países enteros, puesto que ninguno de ellos recibe sanciones o disminuciones en las rentas por la participación en las actividades reivindicativas o en las manifestaciones correspondientes.

La participación de estos colectivos queda limitada de forma activa a la ejecución de las llamadas huelgas de consumo, que consisten en la paralización de la actividad comercial y el cese de los intercambios monetarios durante la jornada de huelga.

Para ello, no debemos realizar transacciones bancarias por internet, ni realizar operaciones en los cajeros automáticos o ventanilla, del mismo modo que no debemos realizar cheques ni cobrarlos.

El consumo directo, debe restringirse totalmente durante toda la jornada: no eches gasolina, ni compres pan, ni vayas a un bar a tomar un café… La reducción del gasto doméstico es un indicio de que la huelga ha sido efectiva, por lo que reduce el consumo de luz, agua y gas durante la jornada. Evidentemente, eso incluye internet, así que desconecta y sal a pasear o lee un libro…

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 02/12/2013