Manual para trabajar el lenguaje corporal en una entrevista

En una entrevista de trabajo, el entrevistador no sólo tiene en cuenta tus respuestas. Tus gestos y tu postura dicen mucho de ti. Aquí van unos consejos para trabajar tu lenguaje corporal en una entrevista.

Para llegar a la tranquilo a la entrevista, es convienente que salgas con tiempo de casa. Estando calmado te será más sencillo mantener el control de la situación.

Habitualmente, el entrevistador te recibirá en la puerta del despacho o sala en el que vaya a tener lugar la entrevista. En este momento, está en juego esa primera impresión tan importante. Dale la mano con firmeza pero sin excesos, sonríe y mírale a los ojos. No te sientes hasta que él no te ofrezca asiento, y espera antes de hacerlo a que él también esté haciéndolo.

Siéntate correctamente, sin echar el cuerpo sobre la mesa ni tumbarte hacia atrás o distanciarte demasiado de la misma. En muchas ocasiones, el entrevistador ofrece al entrevistado alguna bebida y algo para escribir. Si te dan un bolígrafo, no juegues con él durante la entrevista. Aunque puede ayudarte a tener las manos ocupadas y no gesticular demasiado, evita los movimientos nerviosos.

Tampoco debes cruzar los brazos. Mantén las manos a la vista y relajadas. Las piernas en ángulo de 90 grados y los pies bien apoyados en el suelo.

Procura que tu gesto demuestre atención a lo que el entrevistador te está diciendo. No te toques excesivamente la cara ni juegues con tu pelo. Relaja tu gesto y sonríe cuando creas oportuno.

Siguiendo estos trucos conseguirás causar una buena impresión.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 07/12/2012