Qué hace un supervisor de limpieza

El supervisor de limpieza es el pilar de las empresas dedicadas a la limpieza de edificios y locales ya sean comerciales u oficinas. Son pieza clave de cualquier organización y es, por tanto, sumamente importante conocer bien la profesión y saber cuál es su tarea.

En cualquier empresa de limpieza no basta con disponer de los sistemas más modernos, de los productos o de las máquinas más sofisticados, es preciso ser conscientes de que trabajamos con personas, ya que, por muy mecanizado que esté el servicio, la limpieza sigue siendo un trabajo eminentemente manual. Como bien sabemos aún no se ha inventado ninguna máquina que limpie sola.

Es por ello que tiene una importancia vital la educación que el supervisor pueda transmitir a su personal en las técnicas más adecuadas, y que lo supervise para asegurar su utilización, así como que organice los trabajos para conseguir óptimos resultados de rentabilidad y servicio. Es preciso que el supervisor tenga una formación técnica, comercial, de relaciones públicas y pedagoga.

Formación técnica: para saber los productos, maquinaria y técnicas de limpieza.
Formación comercial: para el contacto directo que hay con el cliente. Contacto negociador y de cierre del presupuesto.

Formación de relaciones públicas: ya que se tiene relación con tres tipos muy diferentes de públicos: uno es el cliente, otro es la empresa de limpieza y, por último, el personal.

A diferencia de los limpiadores reales, el supervisor no trabaja en el área física, sino que se dedica a vigilar los movimientos de aquellos que vigila y cerciorarse de que acaban su trabajo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 03/22/2013