Responder sobre remuneración pretendida o sueldo deseado en una entrevista de trabajo

Antes de acudir a una entrevista de trabajo, es necesario tener pensado cuáles son nuestras pretensiones económicas. Necesitamos saber cuál es el mínimo salario que estamos dispuestos a aceptar para coger este trabajo. Tenemos que hacer un ejercicio de reflexión complementado con un trabajo de investigación sobre la situación del mercado. Debemos averiguar cuáles son las condiciones de trabajo en otros puestos similares al que nos presentamos.

La pregunta sobre las pretensiones económicas del solicitante suele llegar al final de la entrevista de trabajo. Cuando llegue esta incómoda pregunta, antes de responderla con una cantidad concreta, negociaremos otras condiciones tales como las dietas, ayudas a viajes, vacaciones, vehículos de empresa, posibilidad de promoción dentro de la misma empresa, etcétera. Es conveniente tener todas estas variables en cuenta que mejorarán tu condición económica. Serán tan rentables para ti como un sueldo mayor y más fáciles de otorgar para la empresa, puesto que ellos consiguen estos productos en unas condiciones extraordinarias.

Una respuesta recurrida a la pregunta: ¿cuánto espera cobrar? Es preguntar cuánto suelen pagar. Pero normalmente no tendrás respuesta. Si tienes respuesta, pide al menos un diez por ciento más de la cantidad que te ofrecen, y argumenta por qué crees que mereces más.

Si no tienes respuesta, di una cantidad. Por supuesto, es conveniente decir una cifra algo mayor que la de tu mínimo aceptable. Para que haya margen de negociación, pero también porque puedes tener suerte, que te digan que sí, y salgas ganando. Pero no exageres, se realista y razonable. Si dices una cifra demasiado elevada, quedarás descartado y se acabará la negociación.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 07/12/2012