Técnicas para adaptarse a un nuevo trabajo

El hombre es un animal de costumbres y a veces nos cuesta adaptarnos a los cambios, por este motivo habituarse a un nuevo trabajo puede constituir un gran desafío. Hayas cambiado de trabajo por necesidad o por tu propio deseo, son muchas las dificultades que pueden surgir. Los retos a los que te enfrentas no son los mismos si el cambio de trabajo supone también un cambio de tareas. Si además, el cambio de trabajo conlleva un cambio de lugar de residencia, puede convertirse en un desafío todavía más grande.

Antes del primer día de trabajo, conviene que te informes lo mejor posible acerca de la empresa para la que vas a trabajar. Del mismo modo conviene pensar en todas las cosas positivas que obtendrás con este nuevo trabajo. Piensa en tus motivaciones y descansa para llegar lleno de energía a tu primer día.

Ser humilde y mostrarse abierto y receptivo a tus nuevos compañeros te ayudará a integrarte en tu nuevo trabajo. Preséntate a tus nuevos colegas y charla con ellos, las relaciones interpersonales son un asunto clave a la hora de sentirse bien en un trabajo. Puedes aprovechar la hora del café o del almuerzo para conocer mejor a tus nuevos compañeros.

No dudes en preguntar aquellas cuestiones que desconozcas. Los procedimientos y protocolos que se siguen en cada empresa son distintos.

Durante los primeros días es apropiado pasar desapercibido a nivel profesional. Piensa que la opinión de tus compañeros puede ser determinante a la hora de superar o no el periodo de prueba. Cuida la puntualidad y no abuses de los descansos.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Profesiones
Ultima modificación: 07/12/2012