Cómo expresar sus condolencias a un compañero de trabajo

Si no se ha podido asistir al funeral debe enviar una carta de condolencias dirigida al compañero de la manera más respetuosa acompañada de unas flores. Cuando se lo encuentra en el área de trabajo debe hallar el momento para transmitirle sus condolencias y expresarle su pena que le ha causado la desaparición del difunto.

Se pueden usar frases cortas como “permíteme acompañante en este inmenso dolor” o “acepta mis más sentidos pésames para ti y tu familia”, en caso de que no haya una relación muy estrecha de afecto. Siempre hay que procurar que cuando se esté presente frente a la persona que perdió a su ser querido, se respete su dolor.

En el caso de que la familia sea católica, se puede organizar una misa para la persona desaparecida que se lleve a cabo un mes después de su muerte; esto debe ser aprobado por el deudo. En esta religión también se acostumbra, en algunos lugares, hacer una novena de rosarios (novenario); se debe de tratar asistir a ellos si es que no se asistió al funeral, por lo menos unos dos o tres días y de preferencia al último para demostrar su apoyo moral al compañero. En el caso de que la persona sea de otra religión se debe preguntar qué es lo que se acostumbra en cada una de ellas.

Si el compañero se ve agobiado la compañía es necesaria por lo menos silenciosa y mostrando un cariño evidente. Un abrazo, una palmada en el hombro, o cualquier otro gesto sincero será muy bien recibido.

Habiendo pasado unos días de lo acontecido se puede conversar con la persona, si es que ella así lo desea, y eso puede ayudar a disminuir su dolor.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Amistad
Ultima modificación: 07/30/2012