Cómo iniciar una reconciliación con un amigo de toda la vida

Reconciliarse con un amigo de toda la vida no es tarea sencilla. Recuerda que se trata de dos personas con virtudes y defectos, que por un problema o malentendido puedes caer presas de la violencia o el orgullo.

El primer paso para acércate a tu amigo de toda la vida y empezar una reconciliación tiene que ver con el origen del problema. Tómate tu tiempo y trata de identificar la raíz o meollo de la separación. Sé lo más sincero posible. ¿Fue tu culpa o la de él? Si no te respondes esto sinceramente la amistad estaría dispuesta a naufragar nuevamente y quizá esta vez sí para toda la vida. No olvides que una de las cosas que está en juego y se debe recuperar en la confianza. Y eso es algo que no se logra de un día para otro.

Ordena tus ideas, intenta un primer acercamiento a través de un correo electrónico o pide la ayuda de un amigo en común que sirva como mediador.

Si han sido amigos de toda la vida no debe ser difícil entonces encontrar buenos recuerdos en su historia. No dudes y apela a ellos. Haz que la otra persona también recuerde por qué eran tan buenos amigos. Una cena o reunión de amigos puede ayudar. Conversen de los viejos tiempos pero no se estanquen en el pasado ni ignoren el tema. Luego de vencido el temor o la tensión ya solo queda hablar del problema “con la mano en el corazón”.

Haz una autocrítica, sé asertivo, demuestra comprensión. Intenta ponerte del otro lado. Finalmente dile que lo extrañas y que quieres retomar la amistad. Que te gustaría volver a verlo. Tal vez para entonces haya familia, parejas o hijos de por medio. Usa esto a tu favor. Organiza una cena en la que ya no solo revivan viejas aventuras sino conozcan su actual pasado. No deben olvidar que se trata de dos seres humanos, con derecho a enmendarse si una vez se equivocaron. Suerte.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Amistad
Ultima modificación: 07/24/2012