Cómo interpretar el comportamiento de los hombres

Has recolectado un bagaje cultural a lo largo de los años y hasta de forma específica en el colegio o la universidad y has adaptado un lenguaje particular a tu vocabulario debido a ello. Con el uso de las computadoras también has aprendido a familiarizarte con ciertas palabras técnicas. Es decir, te has adaptado. ¿Pero por qué no lo has hecho con los hombres si has convivido con ellos todo el tiempo? Parece no haber un manual para descifrarlos pero hay ciertos detalles que te pueden ayudar a entender sus pensamientos, actitudes y forma de comunicación. A continuación menciono sólo algunos detalles que pueden ayudarte a entenderlo mejor.

Cuando ellos dicen “después”, quieren decir por la noche, o mañana, o la siguiente semana o quizás nunca. Así que no esperes que algo suceda pronto cuando les escuchas decir “después”.

Los deportes son importantes para ellos, tanto como para nosotras lo son los artículos de belleza, el ir de compras o la moda. Es la forma como aprendieron a socializar desde pequeños y les permitió desarrollar características de liderazgo, trabajo en equipo, etc. Por ello los deportes serán siempre importantes para ellos.

Los hombres no funcionan haciendo varias cosas al mismo tiempo. Son simples y se concentrar en lo que están haciendo, no son capaces de desempeñarse en una gran lista de tareas como una mujer lo haría. Así que cuando hables con él, habla de una cosa a la vez, es la mejor forma de comunicarte.

Si cuando les hablas no obtienes respuesta o sólo escuchas un murmullo. No pienses que te están ignorando, pues tal como se mencionó anteriormente, pueden estar pensando en algo importante de su trabajo y no están escuchando nada de su alrededor. Si no obtienes una repuesta a la primera, intenta de nuevo y trata de interrumpir sus pensamientos.

Intenta no confrontarlos. La confrontación se queda en el campo de juego para los hombres, no lo llevan a sus casas o trabajo. Si un hombre se siente acusado siempre hará lo posible para evitar la confrontación, pues de existirla, simplemente saldrá de la casa, no contestará tus llamadas y quizás no regrese nunca.

Trata de no ser inquisidora. El hombre no comparte lo que hizo cuando no estaba contigo, y no siempre es bueno pensar que te está siendo infiel. Trata de hablar de una manera casual cuando se aborden ese tipo de temas, no los presiones para que digan todo lo que han hecho, así no funciona.

Los hombres fueron creados para ser criadores y las mujeres para ser cuidadoras. Por ello los hombres sienten la necesidad de conquistar a quien sea que se les cruce por el camino. En un punto de sus vidas tienen la necesidad de reprimir ese deseo por aceptación social o para obtener un cariño verdadero de una relación estable. Más ello no implica que eliminaron aquel impulso.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Conquista
Ultima modificación: 07/30/2012