Cómo ligar con tu vecino

Al principio ligar con un vecino o vecina puede parecer tarea difícil, pero piensa que a tu favor cuentas con la ventaja de la cercanía. No necesitarás idear grandes estrategias para encontrarse “casualmente” o pasar por la misma calle ya que quizá vivan hasta en el mismo piso. ¡Así que utiliza esto a tu favor!

Pero, calma, ten paciencia. Si abordas a un vecino sin motivo necesario la primera impresión que le causes será negativa. Olvida las frases para preguntar la hora similares. Solo salúdalo cada vez que lo veas. Muestra siempre buena cara y entonces quizá sea él o ella quien se anime a hablarte o invitarte algo!

Sé amable cada vez que tengas la oportunidad. Ayúdala con las bolsas del mercado, da igual si no lucen particularmente pesadas. Si tiene problemas con el coche, aún si no necesite de tu ayuda, bríndasela igualmente. Con esto demuestras que puede contar contigo cuando realmente lo necesite y es probable que quiera compensarte invitándote a cenar o a tomar algo. ¡Punto a tu favor!

También busca actividades que quizá puedan realizar juntos. Si ambos tienen mascotas, ¿por qué no pasearlas juntos? Pero no te sumes a su rutina a la fuerza, solo calcula sus horarios e intenta seguir unos similares para que puedan encontrarse en el camino. Sirven también las fiestas comunitarias que suelen desarrollarse por alguna festividad en especial, es la ocasión perfecta para compartir tragos, relajarse y bailar. ¡Estás cada vez más cerca!

Tan solo no debes olvidar dar algunas señales de interés personal. Te muestras amable y accesible, sí, pero eso de nada sirve si miras a otro lado o le hablas como si le hablaras a un señor mayor o al portero. Sé atento pero suelta algunas miradas, algunos gestos. Algo que delate sutilmente tu interés. En unas cuantas semanas puedes ligarte a ese vecino que antes veías tan lejano.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Conquista
Ultima modificación: 07/24/2012