La responsabilidad del hombre en el matrimonio

“Que el hombre trabaje y mantenga a su familia”. Ésa es una frase que durante mucho tiempo estuvo arraigada en las tradiciones de muchas familias; sin embargo la realidad contemporánea ha cambiado.

En la actualidad la mayoría de de las parejas en matrimonio ambos trabajan. Y lo más sano es que el sueldo de los dos se distribuya equitativamente para los gastos del hogar; creando un fondo común para los gastos imprevistos, que inevitablemente surgen, y repartiéndose el gasto diario.

Si la mujer no trabaja, la responsabilidad del hombre será pagar los gastos del alquiler, en el caso de que no se cuente con una casa o departamento propios. Pagar los gastos del consumo de energía eléctrica, el gas, el agua y los demás que deben hacerse para cubrir los requisitos que demande una vivienda; hay lugares donde se debe pagar el servicio de recolección de basura, de embellecimiento urbano, etc.

Generalmente se entrega una cantidad de dinero a la esposa para que ella lo administre contemplando el gasto de la alimentación diaria, y considerando aquéllos secundarios que eso genere, por ejemplo el trasladarse al supermercado en transporte público, o la gasolina que el automóvil consuma para ello.

Sin embargo, el hombre no es una máquina de producir dinero, su principal responsabilidad realmente es dar protección y seguridad tanto a su esposa y sus hijos; ser una figura de fortaleza y proyectar confianza hacia su familia. Cuando se considera el hombre únicamente el proveedor monetario surgen conflictos que pueden desbaratar el lazo que une a un matrimonio.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Parejas
Ultima modificación: 07/31/2012