Actividades divertidas para la tercera edad.

La mayoría de las personas piensan que al cruzar los 60 años o “la tercera edad” deben estar sentados en un rincón. No, no es no es la norma, aún personas minusválidas tienen la opción de ver y sentir que hay alegría en esa etapa de la vida.

Primeramente se debe cuidar la presentación, pararse frente a  un espejo y decirse: “A pesar de todos mis años me siento y me veo bien”. Desde ese momento empieza una actividad divertida. Si se es un hombre ponerse loción  después de afeitarse da la sensación de alegría al recordar su juventud. Al igual que una dama puede pedirle a la hija o nieta un labial y un poco de polvo facial. Eso la hará sentir más joven.

Pueden informarse de las actividades cercanas a su hogar e inscribirse a caminata, por ejemplo, gimnasia o talleres de manualidades, de carpintería, cocina, tejido, bordado. Si le gusta leer, escribir, ver películas, puede buscar círculos de personas que compartan sus aficiones, puede conocer nuevas amistades al intercambiar libros, películas, etc.

Asimismo, puede relacionarse con grupos de personas que realicen excursiones dentro o fuera de la ciudad. Puede conocer museos, teatros, sitios arqueológicos, balnearios, etc.

Hay invernaderos que promueven la horticultura y sirven para ver y sentir de cerca la naturaleza. Se puede sembrar flores, hacer arreglos y quizás puede hasta integrarse a grupos para promover sus arreglos.

De la misma manera hay círculos de coleccionistas de timbres, de monedas, de arte, etc.

Cualquier actividad con las manos o mente es una terapia infalible, convivir con todas las edades: Niños, jóvenes, adultos. Ahí está la alegría. Sonreír siempre

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Personal
Ultima modificación: 07/30/2012