Cómo lidiar con una persona dominante

En la gran mayoría de los casos, este rasgo en la personalidad se debe a una baja autoestima o a una falta de confianza en sí mismo; hay que intentar hacerles sentir que ellos cuentan con la confianza de nosotros para evitar actuar así.

Es importante conversar con ellos ampliamente de todos los detalles de su vida, de ser posible. Lo que les ha acontecido desde su niñez, cómo fue el trato que sus padres tuvieron con ellos, o el de sus hermanos y familiares. Tratar de indagar cómo fue su vida en la adolescencia, sí tuvo momentos difíciles en la estancia en la escuela e intentar saber qué es lo que les desagrada y agrada de las personas; todo esto podrá ofrecer una imagen de eso que los ha convertido en seres dominante.

Sin embargo, no es una tarea fácil; se debe de tener paciencia, mucho tacto y saber el momento en el que se deben hacer estas preguntas, o mejor dicho, el propiciar las conversaciones que den pie a que comparta esas historias. Lo más recomendable es comenzar platicando de las experiencias y vida propia para que la otra persona tenga la confianza de compartir las suyas. Es un acto recíproco.

También se trata de una manifestación en seguridad, el no saberse seguro de ser lo suficientemente bueno para la otra persona y no poder estar convencido de que esa persona permanecerá a su lado.

El propiciar un ambiente de respeto y confianza, el hacerle saber que siempre se habla con la verdad y que se es sincero en las palabras y en los sentimientos, pueden hacerlo sentirse convencido de que no necesita ser dominante ya que el amor que existe en la pareja es auténtico

Si con la comunicación y el diálogo esos rasgos en su conducta desaparecen, la labor habrá sido completamente propia. Sin embargo, si su conducta no cambia lo mejor es buscar apoyo profesional.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Personal
Ultima modificación: 07/30/2012