Ideas para honrar a un ser querido que ha muerto

La tradición de honrar a un ser amado que ha muerto se remonta a tiempos tan lejanos como los principios de la historia humana. Hay formas tan creativas como respetuosas y sobrias de honrar a un ser querido que ha fallecido además del servicio funerario, que en muchas ocasiones resulta una ceremonia muy costosa y una voluntad en contra del ser perdido.

Para honrar a ese ser amado puedes hacer algo por otras personas. Puedes ser un voluntario en un evento de caridad; visitar a las personas que viven aisladas en los asilos u orfanatos; otorgar ayuda a una familia necesitada o hacer una donación a una organización, todo ello en nombre y memoria de aquel ser amado.

Otra maravillosa forma de rendir un tributo es incluir las tradiciones de la persona fallecida en tus conversaciones y celebraciones. Es una oportunidad de hacer que las palabras, consejos y características de esa persona querida que ha partido prevalezcan, perduren y trasciendan el tiempo y la vida de otras personas.

Puedes considerar plantar un árbol o alguna planta preferida del ser que perdiste en tu propio jardín o cerca del lugar de su muerte. Aquella planta cuando crezca convirtiéndose en un árbol se volverá quizás un lugar de reunión de tus amigos y tu familia y sin lugar a dudas recordarán al ser amado por quien ese árbol fue sembrado. Observar a la planta crecer es un recordatorio de la importancia del continuo, incesante movimiento.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Personal
Ultima modificación: 11/15/2012