Cómo acariciar los pechos de una mujer

Has llegado aquí con una duda. Saldrás de aquí con una certeza.

Los encuentros íntimos con mujeres suelen ser un terreno cenagoso para la mayoría de los hombres. Es el ingreso a un territorio desconocido a bordo de un carro tirado por una yunta de caballos desbocados. La excitación sexual y el pensamiento son antónimos, podríamos decir que enemigos. Si la pasión no domina al cuerpo en el encuentro más íntimo con otra persona al que podrás aspirar durante toda tu vida, entonces el primer obstáculo a retirar es ese. En los momentos de excitación debes dejarte llevar, fluir con la situación. En principio nadie está mirando y la mujer que te acompaña en la aventura ha confiado en ti.

Nunca que se habla de lenguaje corporal se está siendo más literal que en el encuentro de dos personas excitadas. Es un diálogo sin palabras. En esta conversación entran todos los recursos que cada uno tenga para estimular al otro. Los pechos de la mujer son parte de ella, esto es lo primero que debes saber. Por evidente que parezca, hay muchos hombres que van de los pechos a la boca de una mujer como si se tratara de dos cosas absolutamente distintas.

Todo se trata de caricias. Una caricia es lo mismo en la espalda que en el brazo o en la pierna. También en los pechos de la mujer. Debes ser delicado, suave y espontáneo cuando vayas hacia ellos. Al llegar no te circunscribas a esa parte de su cuerpo como si hubieses conquistado el territorio en disputa. Notarás -o habrás ya notado- que al acariciar los pechos de la mujer las sensaciones que esto genera en ella son intensas y potencian el estado de excitación en el que todo se desarrolla, pero no es el clítoris, el órgano exclusivamente sexual que tienen las mujeres y del cual carecen los hombres.

Nunca dejes de atender a la mujer íntegra que se encuentra contigo. Han vencido la timidez y los tabúes de encontrarse desnudo o al menos más cerca de estarlo que de no, pero puedes perder la posibilidad de compartir un buen momento si con tu comportamiento das a entender que lo único que te importa de ella son sus pechos y su vagina. De todos modos, si sus pezones se endurecen será una señal de que tus caricias están siendo apropiadas

Recuerda para tu próximo encuentro con una que la mujer no es una cosa y debes respetarla y demostrarle que la respetas en cada cosa que hagas. ¡Que no se te olvide!

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Vida social
Ultima modificación: 08/05/2012