Cómo hacer amigos si no eres muy social

Estamos tentados a pensar que los romances se persiguen mientras que las amistades vienen solas. Pues no siempre. La amistad es una pieza grande del engranaje de la vida. Los amigos pueden ser compañía, ayuda, consejos, diversión, diálogo, discusión e importantes influencias pero lamentablemente también puede faltar. El hombre es un ser gregario por naturaleza y necesita la compañía de otros.

Si bien la timidez es como una maldición para algunas personas, y aunque sugiere falta de interés en relacionarse con otros, casi nunca se corresponde con la realidad de la persona. Las personas tímidas cargan con una personalidad inhibida que las vuelve hacia adentro y les hace difícil el relacionamiento pero no los vuelve seres necesariamente antisociales. Hay individuos que no padecen la timidez sino que no encuentran personas a quienes acercarse con genuino interés. De cualquier modo, las situaciones particulares de cada cual comparten estas notas comunes.

No son pocas las personas que a mitad de su búsqueda encuentran en el camino una compañía y relajan sus esfuerzos como quien descarga un peso de sus espaldas. Nunca debes reducirlo todo a la relación de pareja y canalizar a través de ella la falta de amigos. Sustituir un tipo de relación por otras es incurrir en un error. Una cosa muy diferente -y muy probable, por cierto- es conseguir conectar con otras personas a través de tu novia o esposa.

Hace 15 años, cuando la internet de banda ancha no era moneda corriente, las cosas eran distintas. La falta de amigos podían resolverse pero la mayoría de las soluciones requería una exposición frente a otros que a veces era imposible de tolerar. Si el inconveniente es la forma de socializar, hoy por hoy, puedes hacer amigos en cualquier parte del mundo sin salir de tu casa: las redes sociales te lo permiten. Experimenta con ellas y conectando tus búsquedas irán apareciendo vínculos tan reales y fuertes como los de la vida real.

Sin perjuicio de lo mencionado anteriormente, la mejor forma de hacer amigos sin importar tu carisma y tu facilidad de socializar es viajando. Cuando sales de viaje te entregas a un mundo desconocido. Tienes las mismas incertidumbres que los viajeros que encuentres en tu camino y eso te dará más confianza en generar acercamientos. Dudas, consultas, acuerdos, sugerencias; el proceso es muy veloz y el vínculo que surge de esos intercambios auténtico. Anímate a salir de viaje solo y volverás a casa con la mochila cargada de amistades.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Vida social
Ultima modificación: 08/05/2012