Comedor escolar: ventajas e inconvenientes

Como ventaja, la primera que puede mencionarse es que la mayoría de los niños suelen comer mejor cuando no se encuentran presionados por la atenta mirada de la madre y se sienten mucho más cómodos si no hay un adulto insistiendo a cada segundo. Además la mayoría de los colegios elaboran menús que varían diariamente y son implementados con la ayuda de nutriólogos. De esta manera cada día se puede probar algo diferente y seguramente unos días comerán más y otros menos, esto no debe de preocupar a los padres, ya que el niño sabe cuánto comer para saciar su apetito, así que solamente comerá lo necesario, que generalmente son las porciones servidas por la institución.

Otra ventaja, es que el niño se animará a probar nuevos alimentos, que seguramente no probará en casa, ya que el niño piensa: si lo hace el de al lado también lo quiero hacer yo. Si se presenta algún problema, es necesario acudir con los cuidadores para que nos ayuden a solucionarlo, pero nunca es recomendable obligar al niño a comer.

Por otra parte, la principal desventaja de dejar a un niño alimentarse en el comedor escolar es que el padre pierde por completo el control de la principal comida del día, así que mantenerse comunicado con el niño sobre lo que come y la manera de comerlo es fundamental cuando se elige esta opción.

Finalmente se debe tener confianza en que el niño está comiendo convenientemente dentro de la institución pero no hay que dejarse llevar por la confianza; es mejor verificar que cada día de su alimentación sea la adecuada.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 03/04/2013