Cómo elegir las mejores actividades extracurriculares

Recuerda que se llaman de tal manera porque dichas actividades son extra. La principal prioridad de tu hijo debe ser las materias de la escuela así quien no dudes en hacer una continua participación en deportes o clubes pero manteniendo un estándar mínimo del rendimiento académico.

Así que siéntate con tu hijo y revisa al inicio de cada semestre las actividades que él desea realizar. Decide cuánto puede tu hijo hacer razonablemente y toma las decisiones.

Asegúrate de que tú y tu hijo estén conscientes exactamente de cuánto tiempo hay que dedicar a la actividad elegida. La participación en un deporte que requiere mucho empeño, por ejemplo, necesitará más tiempo y dedicación de lo que necesita una actividad extracurricular, que por lo general es tan sólo un poco de práctica después de la escuela. ¿Habrá prácticas o juegos en los fines de semana?, ¿Tendrá tu hijo que desplazarse hacia algún lugar lejano para realizar los juegos y cuán seguido deberá realizarlos?, ¿Cuándo comienza y termina la temporada deportiva?

Intenta apoyar a tu hijo para lograr un balance entre las actividades individuales y grupales. El piano, el tenis y el grabado son geniales pero son actividades individuales. Quizá los intereses de tu hijo por el arte puedan desarrollarse a través de la participación en un escenario de de una producción teatral que involucre alguno de sus intereses que ya ha descubierto.

Asegúrate de que tu hijo entienda que unirse a un grupo a un equipo significa dar mucho de sí hacia sus compañeros y que tú esperas que tu hijo complete esa tarea. Únicamente contarán las circunstancias especiales, “es aburrido” no será una excusa para permitirle que evite las actividades extracurriculares del semestre.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 01/21/2013