Cómo escribir un ensayo

El ensayo es el texto argumentativo por antonomasia. Las figuras intelectuales más prestigiosas eligen el ensayo para discurrir sobre un tema y muchas veces deslumbrarnos con su maestría retórica.  Aun así, escribir un ensayo es una tarea que parece más compleja de lo que realmente es, ya que básicamente se trata de reflexionar sobre un. Por supuesto, no deja de ser un escrito académico con un registro y una temática específica, y con un necesario trabajo de investigación que lo acompaña, pero siguiendo un camino previamente trazado podrás elaborarlo satisfactoriamente. La finalidad de un ensayo puede ser escrito sobre diversidad de temas (política, ciencias sociales, economía, filosofía, derecho, literatura, etc.).

  1. Independientemente de cuál sea el tipo de ensayo que debas escribir, estos son los pasos a seguir:
  2. Establece el tópico de tu ensayo
  3. Organiza tus ideas
  4. Escribe un primer borrador
  5. Revisa el borrador

 No obstante lo que mencionamos en relación a la posibilidad abierta a cualquiera de escribir un ensayo, hay una serie técnicas que deberás practicar para que tu escritura añada valor a las palabras. Ten en cuenta estas herramientas:

  •  Analiza. Separa las partes y muestra cómo se relacionan con el todo. Por ejemplo, si estás hablando de literatura y debes analizar una historia, anímate a entrar en la trama, el narrador, la simbología, el cronotopo, la caracterización de los personajes, etc. Haz evidente cómo se relacionan todos los elementos con el trabajo en su conjunto. Esto es muy valioso en un texto que se supone argumentativo.
  • Polemiza. Anímate a entrar en disputas y discusiones entre los autores que hayas encontrado en tu camino y anímate tú mismo a cuestionar. Encontrarás muchas opiniones con las que no te sentirás identificado y estos textos son apropiados para expresar tus puntos de vista.
  • Describe. Nunca debes perder el detalle en lo que escribas. Es posible que tú, después de mucha dedicación e interés domines el tema, pero hay personas que podrían leerlo y deben tener una aproximación gradual hacia tal o cual opinión. Describir es la única forma de llevar a tus lectores hacia tus pensamientos y que comprendan.
  • Ejemplifica. Apóyate en ejemplos para dar tus opiniones. Siempre resulta más concreta una lectura de este tipo cuando abundan los ejemplos.
  • Compara y distingue. Puedes manejar el tema de disertación a la perfección, pero si no demuestras que puedes moverte con soltura dentro de tu tema difícilmente lo demuestres y más difícilmente lo transmitas. Aprende diferencias y similitudes entre el tema que estás tratando y otros que puedan estar relacionados con este para demostrar relaciones.
  • Resume. Cuando hayas concluido la exposición del tema, condensa tus ideas. Explicita lo que has expuesto para que tu mensaje sea claro.

Cuando tengas escrito tu primer borrador, revísalo hasta llegar a su versión definitiva. Por lo demás, tu ensayo irá surgiendo conforme desarrolles los distintos aspectos del tema que has elegido. Es importante que ofrezcas una conclusión al finalizarlo. No es necesario que se encuentre aislada del cuerpo narrativo, pero sí que tu desarrollo llegue a un punto concreto siguiendo una cierta secuencia lógica. Recuerda que el lector deseará encontrar un cierre a la línea de pensamiento que has planteado y él ha seguido.

¡Manos a la obra!

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 07/05/2012