Cómo hacer un diario de campo

En caso de que aun no lo sepas, un diario de campo es una herramienta fundamental en la tarea de los investigadores, quienes deben documentar con precisión las observaciones que realizan cuando se encuentra realizando actividades de campo, que son aquellas que tienen por finalidad observar en su medio determinados comportamientos, situaciones o fenómenos. A pesar de que los investigadores suelen contar durante sus estudios universitarios para capacitarse en esta tarea -llamada también tarea de relevamiento-, muchas veces se presentan dudas en cuanto al procedimiento más conveniente, o es posible que algunos profesores en la escuela requieran a sus alumnos la realización de un trabajo de campo durante alguna salida en particular.

Si eres un investigador, sabrás ponerte en la piel de quien observa todo ya que todo puede serle valioso. Si no es tu caso, focaliza en tu tarea para poder representarte como un investigador real. Cuando sales al campo a realizar el diario debes estar atento y abierto a todo. Cualquier señal puede ser una clave. De cualquier manera, esta puesta en tema no nos impedirá mencionar aquello que deberás considerar obligatoriamente para que el trabajo de campo cumpla su finalidad.

Por empezar, debes proveerte de un cuaderno y dos lapiceras (en caso de que debas sustituir una de ellas). Conserva cerca de ti estos elementos -que serán lo único que necesitarás-, pero olvídate de ellos. Observa todo a tu alrededor como si no tuvieras la tarea de realizar un relevamiento. Imagina -posiblemente así sea- que es la primera vez que percibes eso que estás observando. Dedica tu atención a lo que sucede a tu alrededor. Forma una imagen mental nítida del momento, como si tuvieras el deber de recordarlo el resto de tu vida. Repara en aquellos detalles que no podrías recordar si no anotaras algo que haga referencia a ellos. Quédate en el mismo sitio o camina algunos pasos, pero sin pensar más allá de esto.

Un informe más elaborado suele ser una derivación natural de tu diario de campo. Las anotaciones que puedas hacer in situ serán de gran valor pues te ayudarán a referenciar tu posterior informe, por eso en tu cuaderno debe constar la hora, y en caso de que la observación de campo insuma más de un día, también la fecha. Puedes dividir tu cuaderno o escoger diferentes hojas de tu cuaderno para hacerlo, pero es muy conveniente que distingas aquello que percibes con tus sentidos de aquello que sucede, objetivamente hablando. Es muy importante que consigas representar la situación tal cual es.

Por otro lado, existe una combinación de factores: debes imaginar que tiempo es lo que sobra, pero al mismo tiempo no perder de vista que debes aprovechar al máximo cada oportunidad nueva para anotar. Si el trabajo de observación lo estás realizando junto a otros compañeros, sería interesante que cada uno escoja un punto y registre lo que experimenta desde allí, para que cada uno capte diferentes aspectos de aquellos que es objeto de observación.

No lo olvides: cuando comiences a elaborar el informe, apóyate en tu diario para sacar de tus anotaciones el máximo provecho.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 07/05/2012