Fracaso escolar en secundaria: cómo evitarlo

Se habla de fracaso escolar cuando el alumno no es capaz de alcanzar el nivel medio de rendimiento esperado para su nivel pedagógico, así como para su edad. Dado que la única referencia de éxito y fracaso son las calificaciones, se debe de esperar hasta el final del curso para saber si el alumno fracasó o tuvo éxito. Los factores que influyen el fracaso pueden ser: afectivos-emocionales, trastornos de aprendizaje como dislexia, retraso mental, entre otros.

Existen algunas pautas para evitar el fracaso escolar. Cuando no dependen de algún problema fisiológico, estas pautas son:

  • Demostrarle al hijo que se le quiere como persona y no por sus éxitos.
  • Otorgarle responsabilidades acordes a su edad, así como permitirle tomar decisiones.
  • Evitar compararle de forma desfavorable con amigos o hermanos y no provocar en él un sentimiento de culpa o inutilidad.
  • Enseñarlo a valorarse y confiar en sí mismo, con la seguridad de poder hacer cada tarea que se le encomiende.
  • Enseñarle caminos alternativos para superar fracasos con tenacidad y para no se desanime ante ellos.
  • Es importante que desde pequeño se fomente en él la lectura, en todo momento, y de cualquier tipo. Este ejercicio no sólo enriquecerá su vocabulario, sino también lo ayudará a desarrollar habilidades mentales.
  • Estar atentos de todos sus éxitos por pequeños que sean, ello lo llevará a tener un éxito mayor.
  • Alentarlo para usar su tiempo de óseo en actividades recreativas.
  • Ayudarlo a ser feliz y sentirse a gusto con él mismo, aún cuando haya tenido un pequeño fracaso.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 03/04/2013