Labor social de la ONCE en España

La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) nació en 1938 y en su larga trayectoria histórica ha dado muestras del elevado compromiso hacia la sociedad revertiendo en ella numerosos proyectos que persiguen mejorar las condiciones de vida no sólo de los deficientes visuales, sino también de otros discapacitados.

La estampa más habitual es la de ver a sus socios vendiendo el popular cupón por las calles de las ciudades, cuyos beneficios se destinan a múltiples proyectos y a acciones de voluntariado. Esta actividad comercial reporta unos ingresos a los discapacitados que les permiten obtener autonomía e independencia. La organización les facilita buenos puntos de venta, con gran afluencia de público, cercanos a sus domicilios.

Otras acciones concretas destinadas a mejorar las condiciones de vida de ciegos y deficientes visuales es la de entrenar perros guía e impartir Braille. También colabora con personas que padecen discapacidades físicas o psíquicas, a través de acuerdos con empresas para facilitarles empleo.

Su lucha por eliminar las barreras arquitectónicas y educar para mejorar la accesibilidad y autonomía de los discapacitados ha impulsado la creación de un departamento que se encarga de localizar y denunciar la existencia de estas barreras en lugares públicos, ya que deben ser completamente accesibles por ley. Desde este mismo organismo se impulsa la búsqueda de subvenciones para la eliminación de barreras en edificios privados.

Sin duda, su gran labor y su trayectoria han convertido a la ONCE en un canal para que numerosos voluntarios puedan proyectar su esfuerzo de forma adecuada a través de proyectos de voluntariado.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 12/21/2012