Técnicas de comunicación para adultos con niños

Las técnicas a aplicar varían de acuerdo al hogar, la educación y el temperamento de cada niño. Un niño que crece en un hogar con un ambiente de amor, confianza, autoridad y tolerancia es más abierto a la comunicación tanto con sus compañeritos como con los adultos.

El adulto debe analizar rápidamente al niño, y esto significa observarlo hasta en los detalles de su persona, por ejemplo, que tan limpia está su ropa, si sus uñas están cortas y aseadas, si su cabello está arreglado y peinado, cómo es el saludo que el niño da cuando conoce a una nueva persona o cuando llega a un lugar conocido.

Se debe entablar una comunicación franca con ellos y escuchar con atención todos los comentarios que hagan y proporcionar un ambiente de confianza para que ellos expresen todo lo que les inquieta, lo que piensan, lo que quieren o lo que no les gusta. Se debe tener una actitud dispuesta para verlo como un compañero y él a su vez observará al adulto como un amigo; algo que puede no suceder con sus padres.

Un niño que viene de un hogar disfuncional tendrá primero que sentir que ha ganado la confianza del adulto y viceversa. Para ayudarle a exteriorizar sus sentimientos no debe de hacérsele preguntas acerca de su familia porque les molesta y provoca que su comunicación no sea muy amplia. Estos niños no muestran muchos signos de convivencia en un principio y son ellos los que califican a las personas con quienes conviven, ellos son los observadores.

Se debe tratar de realizar algún juego para que el interactúe. Se puede preguntar qué es lo que le gustaría hacer, cómo pintar, colorear un libro de dibujos, leer un cuento o dibujar en una libreta. Mediante estas prácticas se propiciará un ambiente agradable para el niño y poco a poco tendrá la confianza de expresar sus ideas, sentimientos y pensamientos. Siempre se debe hacer sentir al niño como una personita importante que debe ser respetado.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 07/31/2012