Por qué los iglúes no se derriten cuando los esquimales cocinan

Los iglúes son domos construidos de bloques hechos de nieve sólida. Estos bloques de nieve son más rígidos que la nieve común, pero también tienen burbujas de aire atrapadas en su interior. Un iglú por lo general tiene un pequeño túnel que sirve como entrada y que mantiene al interior cálido. Los iglúes pueden variar de pequeños refugios en los que apenas cabe una persona a domos bastante grandes para albergar a 20 personas o más. Pueden variar su temperatura interna desde 19 hasta más de 60 °F.

Ya que el agua se derrite a los 32°F, ello indicaría que los iglúes deberían derretirse. De hecho, así sucede, muy lentamente, pero se vuelven a congelar ya que el hielo no se convierte instantáneamente en agua a los 32 °F. El agua conduce el calor muy eficientemente pero un cubo de hielo en una bebida puede tomar hasta media hora o más para absorber el calor suficiente para derretirse por completo.

El cristal del hielo en un bloque de nieve se derrite, pero este proceso se vuelve más lento por el aire frío de su alrededor. Además, los bloques canalizan un poco del calor del interior hacia el exterior del iglú. Conforme el calor del interior derrite la superficie de las paredes, el aire del exterior, el cual es frecuentemente más frío que el del interior, las congela. El iglú termina con una fuerte capa de hielo en el interior. Y ello le da resistencia y aislamiento.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Historia
Ultima modificación: 12/21/2012