Los signos de que alguien sea un mentiroso patológico

Existen algunas personas que mienten tanto, incluso sobre todas y cada una de las situaciones de sus vidas, desde las más aparentemente insignificantes como cuanto les costó el último objeto que compraron, qué hicieron el día anterior o sus supuestos éxitos en el trabajo, entre otras infinitas cosas en las que usualmente ellos son los mejores o son las víctimas, es decir, es muy frecuente que no se responsabilicen por sus acciones.

Generalmente estos mentirosos compulsivos no tienen, o ya han perdido, la noción de la realidad, incluso llegando al punto de realmente tomar como ciertas sus mentiras. Tratar de reconocerlos no suele ser sencillo debido a que muchos de ellos lo han dominado tanto que pueden llegar a pasar desapercibidos, e incluso en el peor de los casos, gracias a sus habilidades de persuasión e inteligencia media, pueden ser componentes “funcionales” de la sociedad.

Algunas señales que pueden ser útiles a la hora de identificarlos son las siguientes:

Alardean sobre sus trabajos, proyectos o experiencias de todos los días, siendo estos extraordinarios, aunque en la práctica irrealizables. Sin embargo continúan insistiendo en la realidad de estos, hasta llegar a convencerse de que son ciertos.

Son extremadamente manipuladores, muchas veces con tal de conseguir lo que quieren harán lo que sea necesario. Habitualmente usan a las personas haciéndoles creer que ellos son sensibles y preocupados por los demás, o que cumplirán con una promesa o acuerdo de palabra porque ellos poseen “valores morales” intrínsecos de ellos que supuestamente les obliga a cumplir. De esta manera convencen a los demás.

Tampoco son leales, para ellos es casi imposible tener cualquier tipo de relación estable con alguien puesto que las relaciones se construyen en confianza, y ésta no la puede ofrecer, o si alguien se las otorga, la pierden rápidamente.

El lenguaje corporal generalmente es una de las maneras más comunes de saber cuando alguien está mintiendo. La cuestión es que en el caso de los mentirosos patológicos, éstos pueden lograr camuflar esos signos que los pueden delatar, actuando calmos o sorprendidos según sea la circunstancia. Se cree que esto lo consiguen gracias a que están absolutamente seguros de que su mentira es real.

Inverosimilitud en las historias que cuenta, si se prestan atención a los detalles debido a que estos son difíciles de memorizar, una misma historia puede cambiar si es que es contada varias veces en el tiempo. Esta es una buena forma de detectar una mentira.

Tienden a ser muy crueles, debido a su baja autoestima y su tendencia a ser resentidos, se sienten bien con las desgracias ajenas. También tienen urgencia en dominar y controlar la vida de los demás tratando de mantener sus mentiras.

En conclusión para identificar a un mentiroso patológico es bueno siempre verificar las historias por otra fuente y hacer la misma pregunta sobre una situación específica a la que se ha prestado atención a los detalles en diferentes momentos en el tiempo. Es bueno tener en cuenta que no hay obligación de mantener una relación con un mentiroso patológico, generalmente estas personas no tienen cura ni sienten culpa, y pueden llegar a perjudicar considerablemente la vida de los demás.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 05/08/2013