Señales de un hombre nervioso

Hay personas que tienen la capacidad de ocultar muy bien sus sensaciones y sentimientos. Es muy normal que todos experimentemos alguna manifestación de nerviosismo en distintas ocasiones o bajo diferentes circunstancias; aún las personas que suponemos que han sabido controlar mejor este sentimiento, por ejemplo, aquéllas que se dedican a hablar en público o a realizar alguna interpretación frente a un auditorio, declaran constantemente sentir nervios. Es algo inevitable en la gran mayoría de personas.

Una señal común de nerviosismo es la sudoración, hay situaciones que nos provocan inseguridad y comienzan a sudar las manos, la región de las sienes y probablemente las axilas.

Otra señal usual es la coloración de nuestro rostro, el que las mejillas se tornen rojizas, las orejas, la frente y en algunas personas el rostro completo, suele ser una indicación de que esa persona está nerviosa o se siente abrumada por algún acontecimiento.

Hay algunas personas que logran controlar este sentimiento con ayuda de los cigarrillos. El fumar suele relajar los nervios sin embargo es una pésima ayuda, ya que puede convertirse fácilmente en un vicio o una dependencia cuando se vuelva una costumbre fumar un cigarrillo ante una alteración ligera de nuestra tranquilidad.

Hay personas que muestran su nerviosismo comenzando a hacer movimientos aleatorios con las manos, los pies o su cuerpo entero. Quizás se lleven un objeto a la mano y comiencen a pasarlo entre sus dedos, a apretarlo o a cambiarlo de una mano a la otra; truenan los dedos o se frotan las manos. Es común usar las manos para liberar el nerviosismo y de la misma manera los pies o las piernas, que pueden semejar columpios cuando una persona está sentada y nerviosa.

Hay algunos que comienzan a caminar aunque sea en círculos y en un lugar pequeño cuando se sienten impacientes y los abraza esta sensación.

Hay diversas formas de expresar el nerviosismo y todas son necesarias puesto que se trata de una sensación que sin lugar a dudas necesita ser liberada.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 07/31/2012