Argumento teleológico para la existencia de Dios

La mayoría de los cristianos presuponen que la Biblia es verdad. Estos cristianos no necesitan que la Biblia les pruebe nada; la aceptan como la palabra de Dios. La aceptan como si contuviera las mismas palabras que Dios quería escribir, y ellos aceptan estas palabras como todo lo necesario para el conocimiento de la salvación.

Sin embargo, aquéllos que se encuentran perdidos no aceptan la autoridad de la Biblia.

El argumento teológico obtiene su nombre de la palabra griega “telos” que significa “propósito” o “verdad auténtica”. La teología es el estudio del propósito o diseño de las cosas.

El argumento teológico por la existencia de Dios a veces es llamado el argumento del diseño. Esto se debe a que el argumento se basa en la observación del diseño que nosotros observamos en el universo que nos rodea. La analogía más común para este argumento dice: si usted estuviera caminando en un campo y se encontrará un cronómetro, ¿pensaría que el cronómetro se formó por sí mismo, o pensaría que fue diseñado y creado por una inteligencia? ¿Es razonable pensar que todas las partes se formaron por mera casualidad y que después se ensamblaron por sí mismas, o que fueron ensambladas por fuerzas naturales aleatorias? Por otra parte, ¿la intrincación y precisión de su diseño y construcción apuntan a un diseñador inteligente y a un relojero con los medios suficientes como para crearlo?

La respuesta es obvia; ninguna persona en su sano juicio podría imaginar que el cronómetro simplemente existió de la nada. La complejidad de su diseño y su organización apuntan a una entidad inteligente como su creador. Esta es la esencia del argumento teológico para la existencia de Dios. El universo revela una complejidad y precisión que evoca la existencia de una inteligencia, un creador poderoso, en vez de un universo creado por procesos químicos aleatorios y fuerzas físicas sin inteligencia.

Uno de los elementos principales del argumento teológico se conoce como el “principio antrópico”. Este principio ve al universo como algo diseñado específicamente para sostener la vida. Muchos parámetros ambientales son tan precisos para soportar la vida que alterar cualquiera de ellos, aún en el más pequeño grado, haría imposible las condiciones para la vida en la tierra. Por ejemplo, la vida en la tierra no sería posible si:

  • La inclinación axial de la tierra fuera mayor o menor.
  • La distancia entre la tierra y el sol fuera mayor o menor.
  • La interacción gravitatoria de la tierra con la luna fuera mayor o menor.
  • Si la gravedad de la superficie de la tierra fuera mayor o menor.
  • Si la duración del día fuera mayor o menor.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Religion
Ultima modificación: 03/12/2013