El desgarro de la cortina del templo: ¿por qué fue esto significativo?

 

Según Los Hebreos, capitulo 9, versículos 1 al 9, el velo del santo templo separaba el lugar terrenal del lugar santísimo en donde se encontraba la morada de Dios. Según Isaías en el capítulo 59, sólo el sumo sacerdote poseía el permiso para pasar a través del velo una vez al año para pedir por el pueblo Israelita y el perdón de sus pecados.

Se calcula que el tamaño del velo era de 40 codos, lo que equivaldría al sistema métrico decimal a 18 metros de altura, con un espesor de 10 centímetros, confeccionado en fino lino torcido de color púrpura, carmesí y azul. El tamaño de este velo hace más impresionante la historia sobre cómo ocurrió el rasgado del velo, cuando Jesús murió.

Cuando Jesús fue crucificado el velo se rompió en dos, así Dios se fue del templo, no volviendo a morar en ningún lugar, creado por manos humanas, el templo fue destruido en su totalidad, así como su sistema religioso y el de todo Jerusalén quedó desolado, ya que lo Romanos destruyeron cada centímetro en el año 70 d.C. Tal como Lucas escribe que profetizó Jesús. El velo en el templo recordaba a los creyentes que Dios se encontraba apartado de la humanidad debido a sus pecados.

El velo era símbolo de Jesús, mientras él vivía, el sumo sacerdote pasaba a través de él, después de crucificado no era necesario este símbolo, ya que el supremo y mayor sumo sacerdote era Jesucristo, de esta manera el lugar santísimo se encontraba en cada creyente, y al romperse el velo, representaba la imagen de cómo se rasgo la carne de Jesús al ser crucificado y perdonar los pecados de la humanidad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Religion
Ultima modificación: 03/12/2013