Primeros pasos para llegar a ser una monja convencida

El requisito indispensable para querer hacerse monja es tener una fuerte vocación religiosa. Si este es tu caso, probablemente ya formes parte activa de una comunidad religiosa, ya participarás en tu parroquia. Un buen comienzo puede ser volcarse en la actividad de ésta y hacerse catequista.

El siguiente paso es comunicar tu deseo a tu párroco o a las monjas que conozcas cuando estés bien segura de tu decisión. Ellos podrán informarte sobre las distintas órdenes religiosas que existen, a qué se dedican y dónde se encuentran. Elige una orden que se adecúe a tus pretensiones como monja. Tienes que preguntarte por qué quieres hacerte monja y qué esperas de esta vivencia.

Cuando hayas elegido la orden en la que quieres ingresar, puedes presentarte directamente en su convento, donde te orientarán mejor. Algunos conventos y monasterios ofrecen la posibilidad de pasar un tiempo conviviendo con las hermanas, para tener un conocimiento concreto de la vida en comunidad de las monjas.

Si finalmente ingresas en la orden, primero serás novicia y recibirás la formación necesaria para hacerte monja. Después del noviciado vendrá la profesión temporal hasta llegar a la profesión solemne, que es una entrega completa a Dios de tu vida. Durante este tiempo, también podrás recibir formación adicional, según la tarea que vayas a realizar posteriormente. Esta formación puede ser sanitaria, en educación, o de otro tipo. Recuerda que no todas las monjas son monjas de clausura y que muchas de ellas desempeñan labores humanitarias en países en desarrollo, quizás quieras prepararte para ser una de ellas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Religion
Ultima modificación: 07/12/2012