Actividades arte maori

Los maoríes son una etnia de las islas Polinesias que llegó a Nueva Zelanda en una serie de flujos migratorios desde el siglo X hasta el XIV.

La manifestación artística más típica es la escultura, las hay de tres tipos: estatuas de bulto redondo, frisos ornamentales y proas y popas de piraguas talladas. Los temas más frecuentes son la figura humana estilizada y la geometría. La gran mayoría de la escultura poseía un valor funcional y decorativo, aunque también se encuentran algunas obras religiosas, como el Marakihau, un ser marino mítico con rostro humano y lengua bífida. Se le representaba con las manos abiertas, labrado el relieve sobre una placa rectangular.

Existen pequeñas estatuas masculinas con el rostro y el cuerpo cubiertos por dibujos que emulan tatuajes sobre la piel. Las cabezas de estas estatuas están cubiertas con cabello natural.

Es en el relieve donde más destaca el arte maorí. La figura humana resalta sobre un fondo de motivos geométricos calados, las caras tiene una gran boca, con el labio superior bastante arqueado. La decoración con motivos curvos y en espiral en combinación con la figura humana, podemos verla en piraguas y en los tatuajes faciales o mokos.

Otros ejemplos altamente representativos del arte maorí son los ornamentos pectorales de jade, mazas de guerra, hachas de hueso o madera, labrados en forma de hei-tiki y estuches de madera.

Uno de los elementos más representativos de la cultura maorí es la danza, la denominada haka (hoy en día se hacen exhibiciones para turistas de haka, los “All Blacks” también la bailan antes de sus partidos), música para la guerra, que tenía por objetivo infundir miedo al adversario y envalentonar al guerrero maorí.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Arte
Ultima modificación: 04/12/2013