Artes y artesanias tribus africanas

La gran cantidad de tribus, países y lenguas hace de África todo un mosaico de culturas y arte. Se denomina arte africano a las manifestaciones artísticas en el África negra a lo largo de la historia. Sin embargo, no es hasta el siglo XX cuándo empieza a interesar y ser apreciado en Europa.

Antes de la colonización de África por las potencias europeas, una gran mayoría de tribus eran animistas, es decir, pensaban que todo ser vivo o fenómeno natural poseía un alma y que esa alma pululaba por los mismos sitios dónde lo hacía viva. Esto lo atribuían a un dios omnipotente que no se comunicaba con ellos, seres imperfectos. Cuándo algún familiar moría, se tallaba una figura en la que el alma del difunto reposaba.

Las máscaras se utilizaban para capturar la energía sobrehumana de los espíritus en rituales funerarios o para que la tierra fuera fértil. En estos eventos, sacrificaba un animal para ofrecerlo su divinidad. Los primeros ejemplos están influidos por el arte islámico y la iglesia ortodoxa: la mezquita de barrio de Yené, en Malí o las iglesias rupestres de Lalibela, en Etiopía. En las zonas de tradición pastoril (desde el sur del Sahara hasta las sabanas del oeste y el sur). En estas culturas las representaciones más importantes se dieron en la escultura, los motivos animales con intención decorativa eran los más frecuentes.

En el reino de Benin (actual Nigeria) proliferaron esculturas hechas por materiales tan diferentes entre sí como el bronce, el hierro, el marfil, la terracota o la madera. Una de las obras más características es el Altar de la Mano.

Otras representaciones importantes de este estilo son Las Cabezas de Lyndenburg, en Sudáfrica, los reyes de Cuba en la República Democrática del Congo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Arte
Ultima modificación: 04/12/2013