Cómo ahorrar gasolina al conducir un coche

Aunque hace unos años era impensable que nadie se plantease la conducción en términos de eficiencia ecológica, es probable que el incremento paulatino de los precios de los combustibles haya despertado el interés de numerosos conductores ajenos a la posibilidad de gastar menos con un sencillo repertorio de gestos cuando estamos al volante.

Es importante destacar que somos beneficiarios de unas menores emisiones de anhídrido de carbono o CO2 al practicar estas modalidades de conducción más eficientes, al tiempo que veremos recompensado nuestro esfuerzo con menores consumos y con la reducción de riesgos al volante.

El ecodriving se fundamenta en una serie de reglas muy sencillas, que persiguen la conducción más suave posible, sin acelerones, anticipando las maniobras para usar el freno motor antes que reducir la velocidad de forma brusca. Del mismo modo, se debe intentar conducir empleando marchas largas para mantener el motor en bajas revoluciones. La aplicación de estas recomendaciones provoca una sensible disminución del consumo de combustible, que podemos incrementar si, además, planificamos de forma minuciosa nuestra ruta eligiendo la más corta o compartiendo el desplazamiento con otras personas, de forma que minimizamos gastos y emisiones. Otros consejos importantes tienen que ver con el abuso del aire acondicionado, que dispara el consumo de combustible. No caigamos en la tentación de bajar las ventanas como alternativa para no usarlo, porque reduce sensiblemente la aerodinámica del vehículo y no logramos nada.

Por otra parte, revisa la presión de las ruedas para que estén correctamente infladas. Un neumático poco inflado provoca mayor resistencia y tampoco es conveniente que vayan demasiado inflados.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Autos
Ultima modificación: 01/14/2013