Cómo se desarrolla un control de alcoholemia

Los controles de alcoholemia son elementos que las autoridades han establecido como medida para bajar los índices de accidentabilidad, que lamentablemente año a año aumentan tanto en los países desarrollados como en las economías emergentes o en desarrollo. Para aquellos conductores que son detenidos por los agentes de tráfico es preciso mencionar que este control es obligatorio y nadie se puede excusar de hacerlo y la legislación vigente prevé que los conductores deben seguir los pasos indicados al pie de la letra. Aprendamos juntos y a continuación cómo se desarrolla un control de alcoholemia.

En primer término, las autoridades encargadas de realizar estos controles deben indicar claramente una zona específica para ello la que se baliza por lo general con conos indicadores que avisan al conductor que reduzca la velocidad. Esta zona puede comenzar unos 100 o 150 metros antes del área donde se realiza el control específicamente y un agente estará indicando aleatoriamente a aquellos conductores que deban detenerse. Para quienes no sean avisados, pues podrán retomar la marcha sin problema. Acto seguido, el agente deberá indicarnos que se trata de un control de alcoholemia y mediante la utilización del espirómetro deberemos soplar en una boquilla descartable que se utiliza para estos efectos.

Luego de haber soplado, este aparato electrónico le mostrará al agente en una pantalla digital el nivel de alcohol que llevamos en la sangre y es obligatorio también que el agente le muestre al conductor este resultado de manera inmediata. En los casos de que el nivel se encuentre por debajo de los mínimos aceptados el conductor podrá continuar su marcha normalmente, pero en los que se encuentre por encima de estos el test será repetido nuevamente en el lugar donde van quedando momentáneamente detenidos todos aquellos que se encuentren en las mismas condiciones.

Este segundo control de alcoholemia puede dar resultado negativo y el conductor seguirá su marcha o en caso contrario éste será detenido hasta que baje el nivel de alcohol en la sangre. El agente realizará la denuncia correspondiente y la elevará a las autoridades pertinentes. En caso de que en el coche haya otra persona que no presente nivel elevado de alcohol, podrá conducir liberando entonces la marcha del vehículo y sus ocupantes. En el caso de que el conductor no esté de acuerdo, podrá solicitar un tercer estudio en un hospital para determinar mediante otros estudios en orina o sangre la veracidad final de este control.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Autos
Ultima modificación: 07/17/2012