Cómo aplicarse la sombra de ojos

El maquillaje del rostro llega a ser, por lo general, tan importante como el vestuario ya que es, efectivamente, nuestra carta de presentación. Lo importante es saber dar el equilibrio adecuado al maquillaje de ojos y de labios. Ten en cuenta que no debes resaltar por igual la mirada y la boca, debes elegir previamente en cuál área querrás enfocar las miradas, de modo que si has escogido una pintura de labios llamativa, busca un efecto suave en la mirada y viceversa. Al escoger la sombra de ojos, debes tener en cuenta también el color del vestuario que llevarás. Puedes combinarlos, si utilizarás un vestido sencillo, o escoger colores neutros para combinar con un vestuario estampado o llamativo.

La aplicación debe realizarse con la zona de los ojos correctamente higienizada y luego de humectar correctamente los párpados, función que bien puede cumplir la crema de base. Esto permitirá que la sombra, principalmente aquellas en polvo compacto o suelto, se adhiera a la piel y dure por más tiempo. Puedes saltear este paso si piensas utilizar una sombra en crema porque tus ojos lucirán demasiado cargados y podrían aparecer líneas indeseables. Si utilizas sombras en lápiz o crayón, el párpado humectado facilitará su aplicación. En general, puedes colocar la sombra antes o después del delineador de ojos y nunca después de la máscara para pestañas.

Respecto de los colores, suelen utilizarse tres tonos de sombra: una sombra base o iluminadora que se coloca desde los párpados hasta el área inferior de las cejas, su función es iluminar todo el ojo; una sombra de tono medio que se utiliza en la zona interior del párpado y otra de tono oscuro, siempre del lado exterior del mismo. Ten en cuenta que los tonos claros generan el efecto óptico de agrandar e iluminar, mientras que los oscuros reducen el tamaño al oscurecerlo.

De esta manera podrás disimular tus aspectos menos favorables y resaltar los mejores: si tienes ojos grandes y redondeados, utiliza un color oscuro hacia la parte exterior del ojo, marcando la profundidad del mismo con una forma triangular cuando el párpado esté cerrado, esfumándolo hacia las cejas para otorgar mayor extensión y profundidad a tu mirada. Lo mismo puedes hacer si tienes los ojos demasiado unidos sólo que del lado interior del ojo y con la sombra iluminadora. Si tienes la mirada achinada, utiliza colores claros en la parte central interior del párpado y sombras oscuras a modo de delineado el la zona frontal y en todo el largo del párpado. Para disimular ojos caídos, lo ideal es equilibrarlos utilizando una sombra oscura para marcar la profundidad del ojo y una sombra clara junto al delineador en la parte exterior y frontal del párpado.

Por lo demás, dejar el lagrimal del ojo limpio o colocar una sombra iluminadora otorgará un efecto descansado, fresco y natural a tu mirada. Puedes utilizar pincel o cepillo para lograr un mejor acabado.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012