Cómo calcular el peso ideal

En muchas ocasiones, cuando nos miramos al espejo, nos decimos que estamos gordos o gordas, esta es una situación que afecta a hombres y mujeres por igual.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS) para conocer cuál es nuestro peso ideal, se debe saber el Índice de Masa Corporal (IMC), que es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.  Para la OMS un IMC igual o mayor a 25 indica que la persona tiene sobrepeso, si es igual o mayor a 30 revela obesidad.

Para obtener el IMC se debe dividir el peso de la persona en kilogramos por el cuadrado de su talla en metros, es decir, kg/m2, la OMS menciona que en este cálculo no importa el sexo, no obstante, hace la salvedad que es un indicativo del peso de las personas, pero que pueden existir diferentes consistencias en las personas.

Un ejemplo, si se trata de una persona que mide 1.70 metros y pesa 80kg,  para calcular el IMC se debe hacer lo siguiente:

  1. Obtener la cantidad de metros2, siguiendo el ejemplo sería multiplicar 1.70 por 1.70, esto sería igual a 2.89 m2.
  2.  Luego se debe hacer la división de los kilogramos por los metros2, continuando con el ejemplo tomamos los 80 kilogramos y los dividimos por 2.89 metros2: 80/2.89.
  3.  El resultado de esta división es 27.7, este es el IMC para esta persona.   Según lo indicado por la OMS esta persona tiene sobrepeso.

Hay otras concepciones que mencionan que se debe considerar la constitución del cuerpo, y para esto consideran si el cuerpo de la persona es:

  • Normal, desarrollo armónico de todos los órganos, a simple vista se ve una persona con musculatura media y miembros bien formados.
  • Larga, al mirar a una persona de esta consistencia, se observa un cuerpo estrecho y alargado, las piernas son largas y, el tronco (abdomen) y la musculatura son finos.
  • Cuadrada, formas cuadradas, estatura relativamente baja, musculatura bastante desarrollada y tienen mucha fortaleza corporal.

También, otros/as autores consideran los problemas en el metabolismo, explican que el hambre está directamente ligada a la química del cerebro, cuando una persona requiere de energías se activa la glándula endocrina del hipotálamo, la que a su vez envía señales a ciertas neuronas que estimulan la sensación del hambre.  Cuando la persona come  vuelve a activarse la glándula del hipotálamo, la que se da cuenta que se ha consumido suficiente y le avisa al cerebro, y este envía señales al cuerpo de que ya está saciado.

Cuando hay problemas con el metabolismo, el proceso antes mencionado no se completa y es aquí  donde surgen los problemas con el sobrepeso y la obesidad.

Es recomendable siempre tener una dieta saludable rica en frutas, verduras y vegetales, y consumir 2 litros de agua al día.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 06/21/2012