Cómo conseguir un buen fondo de armario

Vestirnos suele ser a veces una tarea engorrosa, no sólo debido a falta de prendas con las que podamos sentirnos a gusto y a la moda sino también porque nuestro guardarropas a pasado semana a semana y temporada a temporada sin advertirlo. La mejor opción para conseguir un buen fondo de armario es comenzar por poner orden al que tenemos.

Para conseguirlo, puedes comenzar por descartar todas las prendas que hayan quedado fuera de uso, ya sea porque no son de tu gusto o talla. Donarlas, regalarlas a una amiga o, incluso venderlas, será una buena excusa para empezar a hacer circular, junto con las prendas, las energías que desprenda tu vestuario.

El próximo paso será separar las prendas por temporada. Deja al alcance sólo aquellas que puedas utilizar en los próximos meses, el resto puedes guardarlo limpia y prolijamente en esos espacios “muertos” del armario hasta que la llegada de la nueva estación requiera su uso. Organiza las prendas primero por tipo, es decir, camisetas de mangas largas, camisetas de mangas cortas, pantalones, etc. y, dentro de cada categoría, ordena las prendas por color. Si bien en principio podremos sentirnos afectados por una crisis obsesiva, recuerda que sólo se trata de un mínimo y poco reiterado esfuerzo. Realizarlo de este modo te permitirá dejar al alcance de la vista sólo las opciones reales a la hora de combinar las prendas, facilitando esta tarea.

Una vez que hayas logrado poner orden, trata de no desesperar y sufrir una nueva crisis, esta vez compulsiva. Si bien parecerá que tienes pocas prendas, sé paciente porque éste es el momento de obtener un buen fondo de armario. Para ello, considera que sería conveniente tener una prenda de cada categoría en color negro. También deberías contar con: una camisa blanca, sencilla y entallada; unos jeans de tono oscuro y perfecto calce; una chaqueta o blazer a la cadera y con un mínimo entalle (las chaquetas de cuero actualmente son una buena opción ya que siempre están a la moda y sirven para lucir moderna en cualquier ocasión); un abrigo y dos pares de calzado, uno formal y otro informal. Todas estas prendas deben ser indefectiblemente de corte clásico y de calidad. A pesar de que en principio pueda significar una mayor inversión, verás amortizarse el gasto inicial ya que se trata de prendas que utilizarás con mucha asiduidad y por más de una temporada. Además, la idea es que puedas contar con ellas ya sea para una ocasión formal o como informal, alternando sólo los complementos con los que las combines.

Considera que los colores gris y beige son tonos neutros y por ello más útiles a la hora de combinar que el clásico negro ya que pueden llevarse perfectamente con cualquier color y esto siempre contribuye a lograr un estilo sencillo y sofisticado.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012