Cómo cuidar el cabello graso

Pelo significa filamento cilíndrico, delgado, de naturaleza córnea, que nace y crece entre los poros de la piel de casi todos los mamíferos, está formado por una fibra de queratina y compuesto por una raíz y un tallo, el conjunto de todos los pelos que nacen en la cabeza, forman lo que algunos o algunas llaman cabello.   Tenemos alrededor de 150,000 pelos en la cabeza, esto ayuda a que esta parte del cuerpo se mantenga caliente y no sufra por algunos golpes que podamos darnos.

El cabello graso tiene su origen en las glándulas sebáceas que se encuentran en el cuero cabelludo, ya que estas producen más sebo de la que el cabello necesita, y la grasa que sobra se desliza por el pelo.   Cabe mencionar que no siempre llega hasta el final, es decir a las puntas, esto hace que el cabello sea mixto, grasos en la raíz y secos en las puntas.

La causa de esto puede ser genética, por el estrés, los nervios, una alimentación rica en grasas, un champú no adecuado o, el abuso de productos abrasivos en el pelo.  Este cabello se caracteriza por su falta de volumen y su aspecto sucio y descuidado, algunas mujeres optan por cambios radicales en el mismo que dan resultados eficaces, por ejemplo utilizar un tinte o una permanente, ya que estos resecan la raíz y por ende evita que la grasa corra por el pelo.

Algunos consejos que ayudan al cabello graso:

  1. Lavarlo diariamente utilizando un champú suave y especial para este tipo de cabello
  2. Al aplicar el champú hacerlo de manera suave, de lo contrario se estimulará las glándulas sebáceas y se producirá mayor grasa.
  3. Lo ideal es lavarlo con agua fría.
  4. Utilizar una pequeña cantidad de champú y lavarlo rápidamente.
  5. Después de lavarlo secar el cabello con una toalla para quitar la humedad, evitar hacerlo muy vigorosamente y por mucho rato.
  6. Si se va a utilizar la secadora, hacerlo a una temperatura suave, no muy cerca, ni por largo rato en el mismo punto.
  7. Utilizar peines de dientes separados y grandes.

Un remedio natural que da buenos resultados es mezclar el jugo de dos limones en dos tazas de agua destilada, poner luego en un envase que permita sacarlo fácilmente (pueden ser de los que ponen en los restaurantes con la salsa de tomate), usarlo después de lavarse y ya con el cabello medio seco con una toalla,  dejarlo actuar por 5 minutos y luego enjuagar con agua fría.

Otro tratamiento es ponerle al champú que se utiliza, una cucharadita de leche de magnesia, esta ayuda a mantener el cabello sin grasa por más tiempo.

El último consejo es siempre tener una dieta saludable, rica en vegetales, frutas y verduras, y el consumo de ocho vasos diarios de agua.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 06/21/2012