Cómo cuidar tu cabello en verano

El verano, estación de luz solar y calor por excelencia, en que los cuerpos se alivianan al abandonar sus ropajes a la vez que el ánimo se eleva gracias al paulatino aumento de la luminosidad y el alargamiento de los días, trae aparejadas algunas extrañas consecuencias que saltan a la luz, paradójicamente, cuando el verano va despareciendo y los rayos solares menguando. Es que éstos resultan altamente nocivos si no se refuerzan nuestros cuidados habituales de la piel y del cabello, únicos parasoles de esta hermosa temporada.

Si tienes la suerte de gozar este verano de la alternancia de las horas de trabajo con horas de aire libre, agua – ya sea marina o de piscina- y sol, así como de espacios de montaña, no deberías olvidar los nocivos efectos de los rayos ultravioletas, agudizados por la corrosión del agua marina y de las aguas cloradas de las piscinas sobre las fibras capilares. La solidez y el brillo del cabello se mantienen a causa de la queratina compuesta en las fibras capilares. Por lo tanto, la correcta prevención y elección de los productos que desde hace años la ciencia a puesto a nuestro servicio optimizándolos temporada a temporada te salvará de esta mínima preocupación sin alterar tus horas de disfrute. Sólo será necesario no prescindir de ellos, optando siempre por los productos diseñados específicamente para la humectación y protección que impiden la pérdida de resistencia, elasticidad y brillo natural del cabello provocados por el envejecimiento prematuro de la fibra capilar.

Es conveniente agregar a nuestros bolsos de día una crema humectante y un peine de dientes anchos para mantener nuestro cabellado humectado, protegido y prolijo de la mañana a la noche, repitiendo su uso tras extensas exposiciones a rayos solares y aguas corrosivas. Por otro lado, será conveniente utilizar al menos dos veces por semana un baño de crema humectante para reparar y prevenir futuros daños.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 07/20/2012