Cómo curar las ampollas de manos y pies

El pie es la extremidad de cualquiera de los dos miembros inferiores el hombre, que sirve para sostener el cuerpo y andar, en conjunto con el tobillo tienen más de veintiséis huesos, treinta y tres articulaciones y más de cien músculos, ligamentos y tendones.

Las manos abarcan desde la muñeca hasta la yema de los dedos, tienen cinco dedos y forman parte de las extremidades del cuerpo humano,  tiene al menos veintisiete huesos.

Ambos pies y manos, juegan un rol importante para el organismo y se utilizan en todas las actividades que realizamos, están expuestos a todo tipo de agentes que se encuentran en el medio ambiente que nos rodea, el calor, el frío, productos químicos, entre otros.   Estos agentes pueden provocar grietas, irritaciones, ampollas y otros efectos que hacen que los pies y las manos luzcan cansados y feos.

Debido al roce o fricción constante que tienen nuestras manos o pies con otros objetos, por ejemplo la aspiradora o los zapatos, permite que se formen ampollas.  También pueden ser causadas por una enfermedad llamada dishidrosis, que se manifiesta mas en personas estresadas.

Las ampollas son un llamado de atención de que una tarea que se está realizando, esta lastimando la piel del cuerpo.

Si tenemos ampollas en algunos de estos sitios es posible que se nos revienten, por lo que debemos limpiarlas bien con agua y jabón, preferiblemente antibacterial.  Luego a una torunda de algodón ponerle agua oxigenada o alcohol, este último podrá causar dolor, que servirá para desinfectar totalmente el área.

Se puede comprar una crema antibacterial y cicatrizante, si son muchas ampollas y grandes, para ayudar a su curación, si por el contrario es solo una y pequeña puede ser que esta se cure sola.

Si las ampollas son en los pies es mejor dejarlos descansar por lo menos doce horas, no caminar ni utilizar ningún tipo de zapatos.

Dentro de los remedios naturales que se pueden utilizar están:

  1. Rallar una zanahoria, elaborar una cataplasma y aplicar sobre el área afectada por espacio de diez minutos.
  2. En un mortero, triturar dos dientes de ajo y el jugo ponerlo directamente sobre la ampolla.
  3. Aplicar una capa de zabila o aloe vera, sobre todo si la ampolla se ha reventado.

Si en la zona donde se encuentra la ampolla sentimos mucho dolor, enrojecimiento o se encuentra muy hinchada, puede ser que la misma este infectada, por lo que se recomienda ir al médico.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Belleza
Ultima modificación: 06/25/2012